Reforma de un piso de los años 50

Esta semana venimos con una reforma de un piso de los años 50. Se encontraba en Gijon, en plena avenida constitución. Queremos destacar, sobre todo, la distribución interior. Estaba cargado de huecos muy pequeños y muy oscuros, a los que no dudamos en transformar completamente.

La reforma de un piso de los años 50

La distribución interior de pisos antiguos es distinta a las modas actuales. No suele haber grandes espacios, ni cocinas unidas al salón por un territorio común. Las habitaciones son pequeñas y tienden a ser oscuras, pues tampoco reinan los grandes ventanales. Por eso, a la hora de plantear la reforma, buscamos ganar espacio y luz.

Ya sabéis que nuestros clientes son muy importantes para nosotros. En este caso, son una pareja joven con una niña pequeña. Querían algo moderno, juvenil y elegante, por lo que optamos por añadir maderas y colores claros. Vamos a mostraros, para empezar, cómo era el salón:

Así mismo, la cocina estaba bastante anticuada:

Y así quedó tras nuestro paso, con un salón-cocina con paneles de madera, moderno, elegante y funcional, ganando espacio y luz.

Continuamos por el pasillo, donde pusimos un papel pintado que le da un toque muy elegante. El color gris claro predominante en toda la casa, y combinado con el mobiliario blanco, le da un ambiente juvenil y facilita la decoración en todo el interior de la casa.

Así era el pasillo:

Y así quedó tras nuestro paso:

Aprovechando la terraza y todas las entradas de luz natural del exterior, utilizando pintura de colores claros y  limpios, conseguimos hacer que el piso ganara amplitud e hicimos los espacios mucho más agradables y luminosos. Abrimos el techo de la terraza para tener mas claridad y añadimos cerámica en suelos y paredes:

Terminamos con las habitaciones y baños. Aquí podéis ver cómo eran antes de la reforma:

¡Y así quedó tras nuestra reforma!

¿Qué os parece? Recordad que si necesitáis una reforma en vuestro piso, ¡nosotros podemos ayudaros!

Si te gusta compártelo